viernes, 9 de mayo de 2008

Hidromural Móvil - Iguazú portátil


En 1965 los dueños de la Galería Embassy me propusieron la realización de un enorme hidromural, que bauticé Hidromural móvil, Iguazú portátil.

Esta obra me brindaba, por el ámbito en el cual se iba a instalar y por sus enormes dimensiones, la posibilidad de desarrollar un verdadero paisaje hidrocinético integral en un lugar de recorrido público.

La obra se desplegaba en un espacio de quíntuple altura que abarcaba los subsuelos, la planta baja y los entrepisos de la galería, pudiendo percibirse visualmente como un continuum espacial que unía todos esos niveles.

El agua, la luz, el color, el sonido y el movimiento, integrándose en una arquitectura formal, estaban a su vez ligadas a discontinuidades en el espacio-tiempo, debido a factores de indeterminación que se habían introducido en la secuencia. De este modo se daban imprevistas y cambiantes posibilidades, tanto en la obra como en su relación con la realidad circundante y los espectadores. Ese mismo año había escrito un poema, en el cual decía:


las recaídas del agua son continuas
a veces amplifica sus futuros reflejosç
y se confunde en excitante torbellino visual
a una increíble movilidad
que nunca deja las huellas secas
su semblante es potable como su facultad de adaptación
a cualquier hueco
el agua no puede vivir sino es agrupada en signos de vida
el agua más que la prolongación del agua
es lo que piensa ser.


La obra quedó concluida en 1966 y estuvo años emplazada en ese lugar hasta que una decisión comercial y arbitraria de los mismos dueños decidió su retiro.

Antes de ello Antonio Berni había escrito:

Kosice, con su gran hidromural cinético y sonoro de la galería Embassy Center ha llenado un vacío. Pocos artistas tienen antecedentes y méritos como los de Kosice para brindarnos una colaboración de alto nivel. Con esta obra se le ha dado la oportunidad (oportunidad que por otro lado le han retaceado) de mostrar y hacer pública esta verdad. Kosice es uno de los grandes artistas mundialmente importantes en el arte contemporáneo.


In 1965 the owners of the Embassy Gallery ordered me a huge hydrowall, wich I name Mobile Hydrowall, portable Iguazu.

The area where it was going to be installed and its huge dimensions gave me the possibility of developing a truly comprehensive hydriokinetic landscape in a public place.

The work was deployed in an area of five floors, and from the ground floor of the gallery one could perceive the entire work as a space continuum linking all those levels.

Water, light, colour, sound and movement, joining in a formal architecture, were, in turn, linked to discontinuities in space-time, due to undetermined factors that had been introduced in the sequence. Thus there were unforeseen and changing possibilities, both in the work and in its relationship with the surrounding reality and spectators.

The work was completed in 1966 and stood there years until a commercial and arbitrary decision of the same owners to retire it.

Before that Antonio Berni had written:

Kosice, with its great kinetic hydrowall with sound at the Embassy Gallery, has filled a vacuum. Few artists have a history and merits as those of Kosice to provide this level of collaboration. With this work he has been given the opportunity (opportunity that, on the other hand, it's been until now negated) to demonstrate and make public this truth. Kosice is one of the great artists globally important in contemporary art.